noviembre 28

Diferencias entre préstamos, créditos y otros servicios financieros

Estamos acostumbrados a escuchar frecuentemente términos financieros y asociarlos todos como sinónimos según el caso. Escuchamos crédito y pensamos en un préstamo, escuchamos préstamo y no distinguimos entre capital privado o dinero urgente… Todo es dinero que se concede y que sirve para la finalidad de cubrir una necesidad, pero tienen ciertos matices en los que residen diferencias importantes.

A closeup of a man signing an express cash loan agreement
Imagen: twinero.es

Principal diferencia entre préstamo y crédito

La principal diferencia entre un préstamo y un crédito reside en el uso que se le da a cada uno: según sea para una necesidad, una urgencia o abrir una vía de financiación.

Concretamente, en el caso de los préstamos, suelen utilizarse para la adquisición de un bien o servicio concreto. Ya sea porque queremos comprarnos un coche, reformar nuestra casa o financiar unos estudios superiores. No responden a más urgencia que la que nosotros nos queramos imponer o las exigencias del “vendedor”.

Los créditos, sin embargo, suelen ser más útiles para afrontar momentos de falta de liquidez, cubrir desfases entre cobros y pagos, sanear nuestras cuentas, etcétera.

Otras diferencias entre préstamo y crédito

No sólo nos podemos quedar en la función a la que se destina cada uno de ellos para marcar las diferencias. De ser así, podría indistintamente usar un crédito para un coche que un préstamo para pagar facturas.

La naturaleza de por qué un producto sirva para una necesidad (préstamo) o para una urgencia (crédito) viene de las entregas de las cantidades de dinero solicitadas:

En el préstamo la cantidad de dinero otorgada se entrega de forma íntegra al comienzo de la operación, es decir, el prestatario recibe todo el dinero “de golpe”.

En el crédito sin embargo, la entidad pone a disposición de su cliente una cantidad de dinero con un límite establecido. Esto quiere decir que el cliente, en lugar de recibir todo el dinero prestado al comienzo de la operación como es el caso de los préstamos, puede ir cogiendo el dinero disponible en función de sus necesidades, ya sea mediante una cuenta o tarjeta de crédito.

Otros productos financieros

Dentro de los préstamos, encontramos subtipos como los préstamos personales (destinados a la compra de algún  objeto duradero, que amortice la concesión como pudiera ser un coche, electrodoméstico etc.), o préstamos hipotecarios (específicos tanto para establecer la hipoteca como para recibir dinero por ella de garantía, incluyendo en sus condiciones plazos, cuotas y otras características propias de un desembolso tan cuantioso).

Dentro de los créditos encontramos subtipos como los rápidos (destinados a solventar un desembolso de forma urgente y en cantidades pequeñas) o los créditos consolidados (una especie de reunificación de todos los créditos y préstamos que una persona tiene pendientes).

Y no para aquí la oferta, hay tantos productos financieros como necesidades económicas pueda tener una persona: reunificación de deudas, préstamos con o sin aval, con o sin nómina, para hipotecas-puente etc. Por ello, a la hora de necesitar un impulso económico lo más recomendable es consultar a profesionales que nos asesoren en el producto financiero que más nos compense.


Copyright © 2015. All rights reserved.

Publicado noviembre 28, 2015 por admin in category "Empresas