enero 18

Aspectos a tener en cuenta antes de elegir una caja fuerte domestica

cajafuerte online

Para elegir una caja fuerte debemos tener en cuenta distintos aspectos para ampliar información visita http://www.cerrajerosmallorca.online , entre ellos el lugar dónde la instalaremos, el tamaño de los objetos a preservar y el nivel de seguridad de la caja. Vamos a explicar algunos aspectos importantes que debes observar antes de decidirte a comprar una caja fuerte.

  • Dónde se va a colocar: la ubicación que hayamos pensado para la caja fuerte nos obligará a elegir entre un modelo de superficie, uno empotrable bien de pared, bien de suelo.
  • Objetos que se van a guardar en ella: Tenemos que tener en cuenta el objeto que vamos a proteger para elegir un tamaño y un formato adecuado: documentos, joyas, dinero en efectivo…Si se van a guardar objetos como documentos o dinero conviene elegir un modelo que garantice protección contra el fuego y el agua.
  • Seguridad: las exigencias de seguridad hacen que tengamos que tener en cuenta el modo de instalación, sistema de cierre y tipo de marco y puerta de la caja. Las empotrables son más seguras frente a las sobrepuestas; la puerta cortada a láser dificulta el apalancamiento, y a mayor número de bulones y más grosor más seguridad.

Aquí tienes una foto donde la  puedes observar

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Caja_fuerte#/media/File:Cajas-fuertes.jpg

 

Dónde empotrar una caja fuerte

No todos los lugares son aptos para empotrar una caja fuerte. Debemos elegir un sitio donde la caja logre pasar inadvertida y hay que tener en cuenta que el muro o el suelo donde se instale debe ofrecer también seguridad. Una cja no se puede instalar en cualquier lugar, vamos a ver algunas recomendaciones:

  • Encontrar el lugar más adecuado para instalar la caja es clave para su posterior facilidad de uso, ocultación y efectividad. Deberá elegirse un lugar discreto, pero que garantice un fácil acceso.
  • Las paredes exteriores de los edificios suelen tener mayor grosor y fuerza que las interiores, de modo que la mejor elección es instalar la caja en uno de estos muros.
  • El grosor del muro donde se empotre una caja ha de tener al menos 10 cm más que la profundidad de la caja.
  • En caso de no contar con un muro que tenga el suficiente fondo como para proteger la parte trasera de la caja la mejor opción es crear una estructura sólida de obra donde poder alojarla.
  • Los pilares también son zonas recomendadas para su instalación, pero ésta es más difícil por la dureza de los materiales que se emplean en su construcción.
  • En el caso de que la caja fuerte vaya a ser empotrada en el suelo debemos asegurarnos de contar con una profundidad suficiente y de que el suelo no presente fugas de agua u otros desperfectos que puedan dañar la caja.
  • Otra opción es el interior de armarios de obra, más discretos, aunque los muros sean menos resistentes.
  • Lo mejor es buscar lugares estrechos, es mucho más difícil violar o apalancar una caja fuerte debajo de una escalera donde no hay margen de maniobra que en una pared abierta donde hay sitio suficiente para mover los brazos para golpear la caja con un mazo o apalancarla.

Instalación de una caja fuerte de empotrar

Instalar una caja fuerte empotrada no es una tarea demasiado complicada, aunque debemos asegurarnos bien de realizar correctamente todos los pasos para que su instalación sea efectiva. Vamos a ver, paso a paso, como instalar una caja de seguridad en casa.

  • Lo primero es, evidentemente, tomar medidas. Hay que medir el frontal de la caja y crear un esquema en el lugar de la instalación sumándole 5 cm a cada lado, 10 cm en la parte inferior y 15 cm en la parte superior. Para realizar este esquema de forma precisa lo mejor es ayudarse de nivel de burbuja o láser.
  • A continuación, hay que comprobar la profundidad. Con una broca de longitud superior al fondo de la caja haremos un par de agujeros en las esquinas a modo de prospección para asegurarnos de que la profundidad es suficiente para instalar la caja sin que sobresalga de la pared.
  • Lo siguiente es abrir el hueco. Con ayuda de una broca, una maza y un cincel abriremos el hueco completamente según el esquema que hemos hecho.
  • Después hay que acondicionar el hueco. Una vez abierto el hueco hay que preparar una base sólida donde apoyar la caja. Para ello podemos utilizar ladrillos de tipo rasillón. Estos ladrillos se colocan en la parte inferior, en los laterales e incluso en la parte superior y el fondo del hueco si queremos obtener más solidez.
  • El siguiente paso es nivelar la caja. Un buen nivelado de la caja es crucial para que el cierre de la puerta y el enrasado con la pared sean perfectos. Para ello conviene utilizar un nivel y unas cuñas de madera que se irán ajustando hasta conseguir la posición idónea.
  • Después hay que rellenar con hormigón. Tras asegurarnos de que la caja está correctamente nivelada hay que ir rellenando el hueco con hormigón ayudándonos de la paleta y una varilla que nos permita rellenar todos los huecos. Se pueden introducir cascotes o trozos de ladrillos rotos para darle mayor resistencia.
  • Secado y acabados. Tras dejar secar el hormigón unas 48 horas podemos comenzar a cerrar el perímetro de la caja con yeso y una llana, asegurándonos de no dejar ningún hueco ni zonas a diferente nivel.
  • Ya solo queda el acabado, dar una nueva capa de yeso blanco y pintar o empapelar la pared.

Cajas de sobreponer: la importancia del peso y el anclaje

Una de las características más importantes que debe tener una caja fuerte, sobre todo si es de sobreponer, es su peso. Un elevado peso puede suponer la diferencia entre un intento de robo frustrado o la desaparición de todos nuestros objetos de valor custodiados en la caja. Si un ladrón no puede abrir una caja de seguridad intentará llevársela consigo para tratar de abrirla más tarde. De ahí la importancia del peso de la caja fuerte.

Pero además del peso, en el caso de las cajas de sobreponer, resulta fundamental el anclaje. En la mayor parte de los casos las cajas de sobreponer pueden anclarse, tanto por la base como por la parte posterior, al lugar donde vaya a situarse definitivamente.

Este procedimiento no supone mayor dificultad, basta con realizar unos orificios en la superficie de destino y colocar unos tornillos o pernos, generalmente suministrados junto a la caja, para dejarla fija al lugar. Con ellos aportaremos mucha más seguridad a este tipo de cajas, más susceptibles y menos seguras al quedar completamente a la vista.

Mantenimiento de una caja.

Las cajas fuertes no necesitan mucho mantenimiento, pero sí unos cuidados, sobre todo si se van a guardar dentro objetos delicados o en papel. Es conveniente evitar humedades que puedan afectar a los que tenemos dentro, por ello hay que tomar algunas medidas de prevención muy sencillas. Basta con colocar un recipiente con tiza, bicarbonato o arena de gato dentro de la caja. Estos materiales son buenos absorbentes de la humedad y mantendrán el interior de tu caja fuerte completamente seco. Solo tendrás que cambiarlos periódicamente para que lo que guardas en tu caja esté siempre perfectamente conservado.

Una caja fuerte doméstica es una buena opción si queremos guardar objetos de valor en casa. Tienen muchas ventajas: son seguras, hay muchos modelos para elegir, son de muy fácil instalación, ahorras el dinero que supone alquilar una en una entidad bancaria y, además, no hay que depender de ningún tipo de horario para acceder a lo que guardamos en su interior.


Copyright © 2015. All rights reserved.

Publicado enero 18, 2016 por admin in category "Empresas