septiembre 24

Hablemos de Coaching ejecutivo y coaching personal

Cuando conversamos de coaching, debemos primero establecer que se persigue con esta disciplina, y el principal objetivo es lograr el máximo desarrollo profesional y personal del Coachee, a través de una transformación profunda del individuo.

¿Cuáles son los  objetivos del Coaching?

Uno de los principales objetivos del Coaching es potenciar y desarrollar las capacidades personales y profesionales del individuo o Coachee, el coach utiliza el método clásico de preguntas al objeto de inducir al Coachee a buscar en su interior y a encontrar por sí mismo competencias, aptitudes, habilidades y capacidades ocultas que no es consciente que las posee o no las ha desarrollado aún.  Por supuesto, el Coaching persigue, también, potenciar aquellas otras capacidades desempeñadas habitualmente y de forma óptima por el Coachee pero que son susceptibles de mejora.

¿En que consiste el coaching?

El Coaching, como proceso de formación, consiste en conversaciones o diálogos, a través de la relación entre preguntas y respuestas que mantienen dos personas, coach y Coachee. En este proceso, el coach ejerce de mero estimulador, indica el camino y conduce a la respuesta o a una posible solución pero es el Coachee quien debe llegar a ella por sí mismo, ayudándose de la reflexión, el pensamiento, el potencial desarrollo de la faceta personal y profesional, el cambio de actitudes y aptitudes, la mejora de habilidades y competencias, el estudio, la observación, la meditación y la potenciación del talento y las capacidades humanas.

¿Cómo apoya el coaching ejecutivo a un directivo de una empresa?

El  coaching ejecutivo ayuda al directivo (Coachee) a gestionar, administrar o dirigir su empresa, o el área de negocio bajo su responsabilidad, de una manera sostenible, responsable, ética, solidaria, humanista y, como consecuencia su empresa se hará más rentable, productiva y competitiva.

Cuando el proceso de Coaching es enfocado bajo una mirada que tome en cuenta la responsabilidad social empresarial, el Coachee puede proyectar el beneficio obtenido a todo su entorno inmediato, laboral, personal, profesional, e igualmente aplicar todo lo aprendido a una gestión más acorde con las necesidades de la empresa, clientes, recurso humano, medio ambiente, grupos desfavorecidos, accionistas, proveedores, medios de comunicación, en fin a toda la sociedad.

De allí que el coaching madrid ayuda a los directivos a construir organizaciones que desarrollen culturas corporativas basadas en valores y beneficio económico, puesto que  conceptúa la empresa como una combinación entre el modelo financiero, que persigue la máxima rentabilidad y aporta valor para el accionista y el modelo socialmente responsable, cuyo objetivo fundamental radica en la gestión sostenible y solidaria de la organización.

El componente social, ético y humanista se integra al Coachee mediante el vínculo que se crea entre las preguntas y respuestas del Coachee o ejecutivo por mediación del coach, ya que el ejecutivo a través de este procedimiento toma conciencia de la importancia que supone tanto para su desarrollo profesional como personal, el valor que debe aportar social y económico a la sociedad en su conjunto, y ejecutar su labor acorde a una conducta moral y a un código ético determinado.

El coaching ejecutivo no puede ir desligado del coaching personal, de allí la unión del coaching personal y ejecutivo, para lograr resultados satisfactorios en un individuo que sea un ejecutivo de una empresa, se hace necesaria la presencia de una persona que realice

¿Cuáles son las competencias que desarrolla el Coachee en el ámbito personal?

Además de las competencias de gestión y habilidades directivas basadas en las relaciones personales, dotándolo de una calidad humana y solidaria, que mejoran el clima laboral de la empresa, calidad de vida del recurso humano del mismo, mejora en las relaciones institucionales y corporativas a nivel externo, mejoran considerablemente en la comunicación, las habilidades sociales basadas en la empatía y la inteligencia emocional, la negociación, el trabajo en equipo, la escucha activa, la orientación y atención al cliente, el liderazgo asociado a los valores, la delegación de funciones, la motivación al logro, y todas aquellas competencias que tenga dormidas  el Coachee.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de coaching ejecutivo?

Para realizar un proceso de coaching, lo primero es planificar un programa de trabajo, el cual actúa como guía de orientación  o de esquema de trabajo   , en el cual se establecen pautas y directrices que sirven de referencia para manejar las sesiones con el Coachee.

1.-Determinar los objetivos del proceso, definir claramente los objetivos que se desean conseguir, definiendo un plan de aprendizaje, y aclarando la responsabilidad y el compromiso que tiene el Coachee en cada etapa. Es recomendable colocar por escrito las transformaciones que se desean experimentar. El ejecutivo debe plasmar los cambios y mejoras que desea aplicar a su vida y a la de su empresa o área de responsabilidad, en virtud de su futuro estilo de dirección y gestión.

2.-Realizar una planeación de trabajo bilateral Coach-Coachee, El proceso de coaching ejecutivo normalmente dura de cinco a siete meses, planificando sesiones de coaching  semanales al principio para la fijación de objetivos y luego para la ejecución de tareas y establecimientos de metas de realizan cada quince días, estas reuniones semanales suelen durar una hora o una hora y media aproximadamente. La finalización del proceso básicamente dependerá del compromiso que adquiera el Coachee con el cumplimiento de los objetivos.

3.-Realizar un Dafo,  realizar un análisis de los puntos débiles y puntos fuertes del directivo y de la empresa, en este aparte se requiere ya haber realizado la revisión de los valores individuales y de la empresa, y revisar si existe coherencia entre ambos. El Coachee deberá realizar un análisis basado en el autoconocimiento tanto de si como de la empresa, y una vez determinados los puntos débiles se comienza a diseñar el plan de desarrollo para potenciar aquellas áreas susceptibles de mejoras.

Se inicia el trabajo por las fortalezas y los puntos que se consideran fuertes, desde el compromiso de mejorar, luego se apoya al Coachee a mejorar las capacidades que tiene menos desarrolladas para poder determinar las cualidades que posee y a veces ni siquiera las conoce. Luego se procede a trabajar con la organización.

4.-Obtener opiniones de grupos de interés (Feedback), es una herramienta que permite medir el avance o atraso del proceso, se basa en recoger las opiniones de determinados grupos de interés y del entorno laboral del ejecutivo, donde se revisa con cada grupo como ha impactado cada cambio en el proceso que maneja o en él. Revisar con los colaboradores, pares, proveedores, clientes, subordinados las valoraciones que da al o a los procesos de cambios le darán una visión de donde están parados con el proceso de coaching.

5.-Planificar el desarrollo del proceso de coaching y áreas de mejoras, ya con las valoraciones recibidas del proceso de feedback, hay que dedicarse a diseñar una correcta planificación de un plan de mejora y de desarrollo  del potencial del ejecutivo, considerando los puntos valorados por los colaboradores e incluyendo nuevos puntos a revisar.

6.-Revisar el avance  y concreción de objetivos, tanto de la organización como del Coachee, específicamente los que tienen que ver con lograr una mejor gestión y administración, tales como incrementar y mejorar la productividad y la rentabilidad, mejorar los procesos de atención y respuesta al cliente, mejorar la calidad del trabajo realizado, mejorar la eficiencia, la capacidad organizativa, la gestión y planificación del tiempo, aumentar la competitividad, reducción de costos, captación, potenciación y retención del talento, obtención de mayores beneficios económicos, aumentar la motivación de la fuerza de ventas, etc.

Igualmente se debe revisar los objetivos en cuanto a perfeccionar las competencias y habilidades tanto del ejecutivo como del personal a su cargo, las habilidades directivas, liderazgo, trabajo en equipo, delegación, dirección, técnicas de negociación, habilidades comerciales, hablar en público, control del estrés, motivación, planificación financiera y estratégica, motivación al logro, gestión de redes sociales, toma de decisiones, creatividad, innovación, manejo de la intuición, manejo de la inteligencia emocional, habilidades sociales, etc.

Existen otro tipo de objetivos que persiguen perfeccionar determinadas competencias y habilidades directivas, como trabajo en equipo, liderazgo, atención al cliente, comunicación, técnicas de negociación, habilidades comerciales, delegación, dirección de reuniones, hablar en público, trabajo por objetivos, motivación, control del estrés, flexibilidad, planificación estratégica, gestión del cambio y la adversidad, toma de decisiones, gestión de redes sociales, potenciación de la creatividad, innovación e intuición, etc.

7.-Realizar seguimiento posterior, El coach deberá realizar una evaluación y comprobar las mejoras obtenidas por el Coachee, dependiendo de las sesiones periódicas que ha venido desarrollando con este, donde se han ido comprobando los resultados obtenidos y el cumplimiento de los objetivos planteados. Dependiendo de esta evaluación general se pasara a revisar las mejoras producidas por el directivo en las sesiones de coaching por mediación de la evaluación de desempeño para la organización.

Se revisaran las habilidades, competencias, y el de la empresa se puede realizar a través de una evaluación de los resultados durante el tiempo de realización del proceso de coaching. El retorno de la inversión y el impacto económico que ha producido el mismo dentro de la organización.

 

 

 



Copyright © 2015. All rights reserved.

Publicado septiembre 24, 2017 por admin in category "Empresas